Prensa

Revista Madshooter – 8/8/13

Barrio Chino – La Nación

Revista de Saavedra

El Intruso

Espectáculos, Página 12 – 22/11/7

Global-Art.com – 10/10/7

5track – 9/10/7

El Intruso – 5/10/7

Terra Magazine – 22/9/7

 

Elguitarrista.net – 1/8/7

Revista 23 – 10/4/8

Terra Magazine – 22/7/7

Mujer Milenio – 24/5/7

Universo Limbo Blog – 22/5/7

Inevitables, Suplemento Radar, Página 12 – 15/4/7

Universo Limbo Blog – 11/2/7

Revista Playboy – 1/1/7

Big Head

Generación X – 1/4/99

No, Página 12 – 11/3/99

Revista Los Inrockuptibles – 1/12/98

La Razon – 4/8/98

Espectáculos, La Nación – 8/7/98

Madshooter: ¿De dónde sos?

Sumaia: Soy argentina, de origen libanés

M: ¿Cómo fue que te iniciaste en la música?

S: De pequeña. Ya cantaba antes de hablar y a los 3 años y medio les pedí a mis padres que me llevaran a estudiar piano. Compuse mis primeras canciones a los 5 años.

M: ¿Cuándo nació este proyecto?

S: Mi proyecto solista siempre estuvo esperando para concretarse desde que tengo registro. Después de Vincent Vega, mi primera banda, vi que era el momento para llevarlo a cabo y edité mi primer disco, Secret, sola con mi teclado Roland. Después vino formar la banda y editar el EP con ellos.

M: ¿Cómo definís tu música? ¿La enmarcás en algún género?

S: Me resulta dificilísimo ponerle nombre a lo que hago. Son canciones escritas por mí que llevan mi sello personal de lo que me inspira, lo que me atraviesa, y reflejan mi forma de expresarlo.

M: Pudimos escuchar “Secret” y “Secret Extended Play”. ¿Qué tienen en común y qué  los diferencia? Porque son dos discos diferentes.

S: Secret nació después de muchos años de imaginarlo, de idearlo en mi cabeza, de soñarlo. Es mi sueño musical hecho realidad. Lo grabé sola en mi propia casa, sólo con un teclado y aparecen guitarras eléctricas en algunas canciones. La mezcla la hice yo con unos auriculares. Más tarde formé la banda que en ese momento era batería, guitarra y Stick, y grabamos el EP con la intención de tener un registro de mis canciones con banda y adelantar y adelantar algunos temas de lo que será mi segundo disco. Son dos formatos distintos de las mismas canciones, dos lenguajes distintos de expresión.

M: ¿Cuáles son tus influencias musicales? ¿Qué música te gusta escuchar?

S: De chica me encantaba bailar las sinfonías de Beethoven y en casa se escuchaban las canciones de Fairuz, una cantante libanesa de culto. Fui creciendo y conociendo a Tori Amos y Kate Bush y encontrando reflejos de mi propio estilo musical. Ahora escucho a Rufus Wainwright y también me siento identificada. Me encantan los cantautores que tocan el piano.

M: ¿Qué temáticas te gusta abordar en las letras?

S: Escribo mis canciones a partir de estados emocionales intensos, de experiencias vividas o de aprendizajes fuertes que me sacudieron. Mis canciones son siempre autobiográficas. Aún cuando no hablan de mí directamente, expresan mis vivencias desde mi propio punto de vista. En mis últimos canciones, el tema de la muerte de mi hermana Nínawa está presente en forma muy fuerte, directa o indirectamente. Incluso escribí un tema con su nombre.

M: ¿Tenés una banda estable o los músicos con los que te presentás van variando según el show?

S: Los músicos que me acompañan son mis compañeros desde hace 7 años ya, excepto por el bajista que ingresó hace poquito pero que vino para quedarse. Es una bendición para mí que elijan acompañarme.

M: ¿Cómo es un recital de Sumaia O?

S: Es una experiencia emocional intensa… tal como llegan mis canciones a mí. En mis recitales la gente se emociona, llora, ríe… no hubo una sola fecha en la que no se me acercara alguien para decirme que lo emocioné.

M: ¿Estás por largar un nuevo disco? ¿Nos podés adelantar algo?

S: ¡Sí! Calculo que para septiembre empezamos la grabación del segundo disco. Las canciones están listas y queda un trabajo de pre-producción y entrar al estudio.

Un lujo casi secreto.

Hace un tiempo, Sumaia O tejía en su casa frente al televisor y casualmente se descubrió cantando en ¡una publicidad francesa de L’Eau par Kenzo!

Pero aunque su nombre es libanés (significa nobleza), Sumaia vive y, consecuentemente, canta en Buenos Aires, y por ahora es posible darse el lujo de escucharla en shows íntimos, como un secreto bien guardado. Justo así se llaman sus discos, Secret y Secret Extended Play (más información www.sumaiao.com), con canciones que la acercan a un pajarito cantor (Lixa), a Kate Bush (Nocturna), a Tori Amos (Bella figurita) o a Joanna Newsom (Pajarito gris).

De cualquier forma, la voz de Sumaia (algo de ángel, algo de bruja poderosa), no entra del todo en un CD ni, menos, en un archivo MP3: en vivo llega a la estratósfera y al fondo del corazón. Una buena oportunidad para oírla es mañana, a  las 16:30, en el escenario de Avenida de Mayo y Bolívar, durante el encuentro Buenos Aires celebra Líbano. Quedan advertidos.

Secretos de una artista

Vive en Saavedra, es cantante y además da clases. Discípula de la antigua técnica vocal italiana, Sumaia recibió a Revista Industria Argentina en su casa, habló de su carrera, de la técnica y de la importancia de la música en la salud física y espiritual de las personas. Secretos de una artista joven que se entregó a la pasión por el canto y encontró su camino.

“Cuando era chiquita tardé en empezar a hablar, pero antes de los dos años ya cantaba”.

Se inició en el piano, pasó por la guitarra y antes de los diez años de edad ya componía canciones. “Las letras en general son estados míos, personales, emocionales o situaciones vividas. Cada tanto sale alguna canción referida a alguna cosa externa, pero eso es mucho más intelectual, es buscado conscientemente por mí. Naturalmente surgen a partir de algo que me está pasando.

Sumaia es su nombre real. El artístico se complementa con la letra O. Y así se forma Sumaia O. Sonorididad poética, rara, original. “Se me llenó de vocales el nombre. Sumaia ya tiene un montón y como me faltaba la ‘e’, el primer disco se llama Secret”.

Sacó dos discos, “Secret” y “Secret Extended Play” que vino después, con dos temas nuevos y tres versionados con su banda. El primero lo grabó como solista con algunos acompañamientos; luego creó la banda. Actualmente, su proyecto es grabar un nuevo disco.

“La inspiración existe pero debe encontrarte trabajando”. Esta frase de Pablo Picasso revela uno de los secretos de todos los artistas. El artista vive en la acción, más allá del pensamiento. La creación tiene que ver con ejecutar movimientos, con lo mágico de la representación, con el instante único que vibra en cada obra, musical, teatral, plástica, de cualquier tipo.

“La inspiración es algo que se va cultivando todos los días. Si vos no lo trabajás tampoco va a venir demasiado. Hay que hacer cosas aunque después no sirvan. Es necesario mover la máquina porque si no se oxida”.

La técnica. Sumaia, además de ser cantante, es profesora de canto. Desde su espacio en Saavedra promueve la enseñanza de la antigua técnica vocal italiana: “Esta técnica la creó un italiano que enseñó a muchos alumnos y al tiempo falleció. Después quedó a cargo una profesora que se llama Susana Rossi, y de ella salieron un montón de discípulos, entre ellos José Manuel Elliot y David Levín, que fueron y son mis profesores. Yo arranqué con la técnica hace 12 años”.

Se trata de llevar la voz a la cabeza y desde ahí emitir sonido. sin empujar el aire. “La idea es que la respiración sea como la de la voz hablada, que así como uno toma aire para decir hola, se tome el mismo aire para cantar y puedas hacer una nota larguísima, aprovechando ese aire”. La técnica se puede aplicar a cualquier género musical; es el entrenamiento vocal de los músculos de la garganta. Además, es un método que sirve para todas las personas que trabajan con su voz, ya sean actores, oradores, docentes, poetas.

Más allá de desarrollar las condiciones para cantar, la técnica favorece el estado de salud integral del cuerpo. “Es una técnica de salud vocal, la idea es no forzar nada. Primero el alumno logra salud, resistencia, lo ayuda a hablar mejor en la vida cotidiana, a ,modular más; también a encontrar matices en la voz para que no sea monocorde”.

Saavedra tiene el privilegio de contar con una artista y profesora como Sumaia O. Creativa, innovadora, elegida por muchos que ya decidieron comenzar su camino con la voz.

Lugar común, sí, pero primero las chicas. En el año 2007 se produjo el debut discográfico de la cantante Sumaia O que conociéramos oportunamente en estas páginas.  Sumaia Daher, de ella se trata, nació en Buenos Aires en 1976 y en Secret, su primer disco, contó con la exclusiva compañía de Victorio Lenz. La cantante acaba de editar también en forma independiente un EP con cinco temas titulado Secret Extended Play. A diferencia de su antecesor, aquí Sumaia O canta en castellano, tratándose en algunos casos de canciones castellanizadas de canciones aparecidas en Secret, como Manicomio en blanco y negro (Madhouse in black and white) y Ahora soy un mosquito (Now I am a mosquito). Otra diferencia sustancial es la instrumentación que desemboca en una producción absolutamente rocker gracias al aporte de Yalal Yoma en batería, Juan Carlos Camardella en Stick y Sebastián Attie en guitarras. La cantante, además de las voces, se ocupa del piano.

La educación de una voz distinta
Por Cristian Vitale

Entrar en el micromundo de Sumaia Daher requiere de un breve background. Su disco debut, luego de cinco ajetreados años como voz principal de Vincent Vega, tiene rasgos que escapan a clasificaciones standard: es ella con su piano, más un salpicado de colaboraciones dispersas. Es ella, y su piano, cantando el grueso de canciones en inglés, alguna en árabe y un mínimo en español. Es ella en su universo, dulce y desgarrador. “No sé qué soy, no me caratulo. Creo en energías, en el poder que yo puedo generar. No tengo idea sobre cómo estamos acá, no tengo una teoría sobre el mundo… prefiero mantenerme en la duda y esta música me viene del universo”, define, en primera instancia. Vuelta de hoja: Sumaia, pianista precoz –empezó a estudiar el instrumento a los tres años–, es una inspiradísima música que evade todo rótulo. Hija de libaneses, nacida en Buenos Aires hace 31 años mezzosoprano, cumpa musical del compositor ruidista Lorenc Barber y del dúo de música electrónica Big Head, acaba de editar el singularísimo Secret, masterizado por el ex tecladista de los Cadillacs Mario Siperman. Poco hay de parecido –en Argentina– a esta propuesta que mixtura una libertad total al piano con un registro de voz agudo, caudaloso, basado en una técnica de voz lírica, italiana y antigua, que algunos llaman Belcanto. “No estoy de acuerdo con esa definición, porque el belcanto no tiene registros grabados de esa época y queda raro afirmarlo así”, dice ella, alumna y profesora.
–¿Cuáles son las características de la técnica? Un sinfín de cantantes idolatra a Susana Rossi, la referente del género en Argentina.
–Es lo más sano que existe para la educación de la voz, porque no hacés ningún esfuerzo para cantar y trabajás mucho en quitarte los vicios: ampliás cada vez más tu registro y ganás en agudos y resistencia.
–¿Vicios?
–Sí (risas). Te quita la compulsión de apretar con la garganta o llevar la voz al pecho… te sale una voz natural, pero para lograr que tu voz sea ideal no hay que fumar ni drogarse.
Al background: que su debut como solista –que presentará hoy en La Cigale– esté en su mayoría cantado en inglés obedece a una razón lingüística. Sumaia aprendió a hablar mucho después de cantar –tenía dos años y medio– y el español siempre le resultó un idioma franco. Explícito. “Tiene que ver con mi evolución lingüística –dice ella–, siempre disfruté del inglés, porque es una lengua que me esconde. Recién ahora estoy menos cobarde, estoy pudiendo decir las cosas y que no pase nada. Para mí es natural cantar en inglés, porque cuando compongo empiezo a delirar con las letras… pero es un inglés medio raro, precario, hasta incluso invento palabras. En español me cuesta más: tengo que pensar la letra, armarla. Quise darme libertad por ese lado y descansar.”
–¿Siempre es así?
–Ahora me está gustando mucho pronunciar en español y estoy reversionando los temas en castellano. El próximo disco viene al revés: dos temas en inglés y el resto en castellano.
Sumaia es hija de un libanés que ancló en Argentina a los 24 años y de una nieta de libanés, que llegó al país en el vientre de su madre. Su nombre significa nobleza en árabe y la ascendencia provoca otra atipicidad en el disco: uno de los temas –“Madhouse in black and white”–- está cantado en su lengua paterna. “Cuando nací, mi padre aún no hablaba español. Incluso, cuando empecé el colegio, yo hablaba en árabe y las maestras citaban a mis viejos, porque no me podía comunicar con mis compañeritos. Este tema es un homenaje a mi idioma de origen.”
–El disco suena personal, íntimo. ¿Es introspectiva?
–De chica era de jugar sola. Puedo estar en soledad durante mucho tiempo, hasta que toco fondo… ahí recién pregunto dónde está la gente, dónde hay alguien que me ayude con el contraste.
–Hay una experiencia fuerte en el medio: Vincent Vega. ¿Le sirvió para socializarse?
(Risas.) –Me integré al grupo cuando encaré en serio mis estudios como pianista y cantante y permanecí cinco años. Fue un gran aprendizaje. Grabamos dos discos (uno quedó inédito) y nos separamos, porque todos entendimos que Federico Aubele (fundador) tenía que empezar su carrera solista. Yo aproveché la movida, empecé a trabajar con lo mío, primero sola y después con ayuda.
–Lo gregario es imposible de evitar en música…
–Es algo que fui aprendiendo con el tiempo: intenté empezar sola, pero después me dije “no seas omnipotente”.
–¿Pianistas preferidos?
–Lo mío con el piano fue más instintivo. Tal vez, los más cercanos a mi estilo sean Tori Amos o Thelonious Monk, pero yo veo al piano no tanto desde el lado del virtuosismo, sino de la fluidez. Intento guiar a mis dedos en busca de la creación.

Últimos arribos 05
Por: Lucas Garófalo, octubre 10, 2007

En la redacción de Global-Art te distraés una semana y se te acumulan los discos, algo que, por más que nos hagamos un poco los sufridos para cancherear, nos gusta mucho que pase. Así que arremanguémonos y veamos que tenemos.

La gente de Diegol nos acercó los discos de Kuaker Doll y Buzzer, bandas de larga trayectoria (larga posta, tocan hace como diez años) que hacen un punk tirando a emo, más “adolescente” en el primer caso, y un poco más “serio”, por decir algo, en el segundo. Para ejemplificar: el disco de Kuaker Doll se llama “Mogolic Life” y tiene dibujitos y estrellitas de plástico, mientras que el de Buzzer se llama “Subterráneos” y cuenta con el diseño del propio Federico Minuchín, guitarrista de Amoeba, nuestra banda de skate-punk favorita en todo el mundo. Es como si Buzzer fuera el hermano mayor de Kuaker Doll, ponele.

También llegó “Paisajes”, el tercer simple de CTX (tengo que decir que me cae muy simpático que esta banda se dedique a sacar simples sin parar), que es mucho mejor que el anterior, del cual ya habíamos hablado en alguna entrega previa del Últimos Arribos, y se aleja de la electrónica más fiestera para sumergirse en tres temas largos, oscuros e introspectivos (incluye cover de “The End” de The Doors). “Pura psicodelia electrónica” dicen ellos, y algo de eso puede haber. Mientras tanto, la gente de Telefryzer nos mandó “Explota!”, su disco debut en el que usan “La tecnología como herramienta expresiva de la creación del artista, sin abandonar el poder de los instrumentos de tracción a sangre”, es decir, son una banda de Tecno-pop rockero, amigos del pogo y del baile por igual.

Siempre nos llega algo medio raro y esta vez fue el turno de Sumaia O, que es raro porque ella realmente se llama Sumaia (Argentina, 1976) y además canta como un duende (Para los que no la recuerdan, ella fue la cantante, entre 1996 y 2001, del cuarteto pop Vincent Vega, que además integraba Federico Aubele). El disco se llama “Secret” e incluye, además de un adecuado cover de Rufus Wainwright (“Rebel Prince”), canciones propias en inglés, castellano y ¡árabe! con instrumentación de cámara y simpatía por los arreglos. Vendría a ser una mezcla de Kate Bush con Joanna Newsom. Inquietante.

Y por el momento lo vamos a dejar ahí, porque sino termina quedando demasiado largo y entre tantas bandas uno se marea. Pero habrá más en breve. Estén seguros de que la pila todavía no bajo.

¿Cuál fue el mejor recital que viste? ¿Por qué?

Antony and the Johnsons, Nueva York, 2003. No sólo por cómo me enamoré de su voz, de su presencia y de su despliegue energético, sino porque cuando creía estar completamente satisfecha con lo que había escuchado invita a subir al escenario a Rufus Wainwright, otro de mis preferidos, y se ponen a cantar juntos.

¿Cuál fue el peor recital que viste? ¿Por qué?

U2, Buenos Aires, 1998. Me resultó sumamente aburrido y predecible.

¿Cuál fue el mejor recital que diste? ¿Por qué?

Hasta el momento, el que di en el Auditorio de Radio Nacional en marzo de 2007. Logré una gran disociación entre mis manos y mi voz y hasta olvidé que tenía un piano delante. Me zambullí completamente en mis emociones y olvidé que había gente en la sala. Estaba absolutamente ensimismada y mi voz me acompañó en todo lo que quise hacer. La gente no dejaba de aplaudir y pedir más.

¿Cuál fue el peor recital que diste? ¿Por qué?

Con Vincent Vega, allá por 1999, cuando quisimos tocar por segunda vez en La Cigale y tuvimos que suspender el show porque en todo el tiempo que duró la prueba de sonido no pudimos lidiar con un ruido que era como un ploc ploc constante que salía de la consola de sonido.

¿Qué hacés antes de cada show? Cábalas, rituales…

Vocalizo, tengo la última comida dos horas antes del momento de cantar y me relajo hasta que llegue la hora. Evito las conversaciones en general y las situaciones que me generen tensión. Pero no practico ningún ritual ni tengo cábala.

¿Qué estás escuchando últimamente?

Meredith Monk, Book of days.

¿Qué 5 discos no pueden faltar en una colección?

Puedo decir cuáles no me pueden faltar a mí por ahora: Tori Amos, Boys for Pele / Robin Holcomb, Robin Holcomb / Meredith Monk, Turtle Dreams / Kate Bush, Hounds of love / Mado Robin, Souvenir de la Belle Epoque

Una canción
Kate Bush, “The man with the child in his eyes”.

¿Quién es el mejor en lo que hacés? (voz, viola, bata, bajo, piano, etc)

Thelonious Monk en piano. Mado Robin en voz.

¿Como armarías la banda de tus sueños?

Armaría un ensamble vocal con Mado Robin (RIP), Meredith Monk, Tori Amos, Kate Bush, Rufus Wainwright, Antony, Laurie Anderson, mi maltesa Málake y yo.

Para tocar. ¿Estadio o Teatro?

Teatro. 

Sumaia Daher nació en Buenos Aires en 1976. Acaba de debutar discográficamente bajo el nombre artístico de Sumaia O. El disco, producido en forma independiente, fue grabado y mezclado en su propia casa. Contó con el aporte de Victorio Lenz en guitarra y teclados. Sumaia aportó voces, piano y teclados. Ellos dos, solitos, concretaron un sorprendente álbum en el que Sumaia canta básicamente en inglés; pero también lo hace en castellano, francés y árabe. A propósito del título, ¿será Sumaia uno de los secretos mejor guardados?

Poor Soul, Farewell, Nocturna, Red Hair, My Eyes, Three Wishes, Now I’m a Mosquito, Madhouse in Black and White, Lixa, Heart, All, Rebel Prince, Nocturna (demo – bonus track)
Músicos:
Sumaia O: voces, piano, teclados
Victorio Lenz: guitarras, teclados
Independiente, 2007
Calificación: A la marosca
La historia vuelve a repetirse.
Nuevamente un disco que nos alcanzan. Álbum debut, además. Y (estas situaciones me contracturan), preparemos el ibuprofeno: de una cantante. ¿No será mucho?
No teníamos ni la menor idea de la existencia de Sumaia Daher, cuyo nombre artístico es Sumaia O.
Nos pusimos a investigar. Nació en 1976 en Buenos Aires. Comienza a estudiar piano a los 3 años, aunque cantaba desde antes… de hablar. A los 4 hace su primera actuación en público y a los 5 brinda su primer concierto de piano. Luego de estudiar en forma particular, ingresó al conservatorio Collegium Musicum en 1985. Su registro de mezzosoprano confundía a las autoridades del establecimiento. Como respuesta a esto, Sumaia O compone sus primeras canciones para piano y voz.
En 1994 se le ocurre estudiar guitarra y en 1995 profundiza sus estudios de canto. Pero al quedarle tiempo libre, se inscribe en la carrera de psicología. Un año más tarde se integra a la agrupación pop Vincent Vega. La banda, luego de un álbum y un par de videos de rotación en los canales de música, se separa en el 2001. En el 2000 había puesto las voces para la banda sonora de la película Tesoro mío. En el 2002 se recibe de psicóloga. Decide entonces estudiar teatro y fotografía. Y así…
Veamos qué tenemos: un disco debut de producción independiente, que fue grabado y mezclado en la propia casa de la cantante, con el aporte instrumental de Victorio Lenz.
Sumaia O canta la mayoría de sus temas en inglés, con la excepción de uno en árabe, otro en castellano y otro mitad y mitad: inglés y francés. Salvo Rebel Prince, de Rufus Wainright, ha compuesto todo el material de Secret.
Supongo que ya se habrán dado cuenta de que, si nos preocupamos en averiguar de dónde viene, es porque algo nos llamó la atención.
Efectivamente.
Como quedó dicho, el registro de Sumaia O es el de una mezzosoprano.
Y comenzamos la escucha, entonces.
Ajá.
Mirá vos.
Hummmmm…
¡Epa!
Bueno… ¿qué les pareció?
(…)
Je… es difícil tirarse a la pileta sin referencias anteriores, ¿no? Hay que opinar en serio, nada de copiar y pegar, de chusmear qué dicen los demás o qué opinan los ¿entendidos? Nada de nada. Esto es sin red. Por eso, les pregunto: ¿qué les pareció?
(…)
Habida cuenta del fervor popular demostrado, les diré mi parecer; pero no haremos el típico desarrollo tema por tema ni mucho menos. A decir verdad, no hay mucho para comentar.
Es un disco pop.
Las letras son muy interesantes cuando abrevan en los afectos; no tan así cuando toman cierto cariz dogmático. Pero siempre la interpretación se ajusta a los momentos y humores.
La instrumentación es mínima y correcta, con amplia predominancia de los teclados. Me pregunto cómo sonarían estas mismas canciones en un formato más acústico, más desnudas. Qué se le va a hacer… uno tiene sus preferencias…
Una respuesta me llega al final del CD con la versión en castellano de Nocturna, demo realizado en piano y voz. Me gusta más.
La versión del Rebel Prince de Rufus Wainright es realmente lograda.
Y en cuanto al estilo… sepan ustedes disculpar, pero se ha afirmado hasta el hartazgo que escribir sobre música… así que tiraré algunos parámetros que vienen a mi mente al escuchar Secret.
Instrumentalmente, no puedo eludir los primeros trabajos de Laurie Anderson y algo de Philip Glass. Sí, hay bastante de lo que fue la música minimalista en sus inicios, por los ’80. Y bien. Muy bien.
En cuanto a la interpretación de Sumaia O empecemos por decir que, afortunadamente, descoloca e incomoda. La cantante se aparta de los convencionalismos (baratos o caros, sin distinción); no obstante sobrevuelan algunos fantasmas, que parecen ángeles. Un registro agudo de estas características nos lleva casi inconscientemente a los primeros trabajos de Kate Bush. Pero hay bastante de Tori Amos y (ésta sí que es buena noticia en serio, o sea… otra buena noticia) bastante de Robin Holcomb, la pianista y cantante, esposa de Wayne Horvitz.
Pero una cosa es tener influencias y otra copiarlas.
Sumaia O probablemente reconozca estas u otras influencias.
Pero no tengo dudas de que estamos en presencia de una artista con personalidad propia, que ha realizado un magnífico y sorprendente álbum debut con un par de gemas que más de cuatro quisieran.
Secret es homogéneo, sorpresivo, oscilante, cadencioso y, por momentos, molesto.
Afortunadamente.
Afortunada – mente.
Marcelo Morales

¿Porqué el nombre Sumaia O?
Sumaia es mi verdadero nombre de origen libanés y el apellido O fue un auto bautismo para sembrar la intriga, ya que no puedo dar demasiadas explicaciones sobre esta elección porque ni yo misma lo se.
¿Estudiaste música?
Comencé con el piano a los 3 años y medio en el colegio, en una salita bien escondida había una maestra que enseñaba todas las tardes y allí me quedé hasta los 9 años, luego entré al Collegium Musicum y estudié 3 años más de piano, flauta, guitarra, materias teóricas e integré el coro. Después dejé, peleada con el piano, como suele suceder luego de una formación muy clásica, para retomar a los 16. Más tarde hice parte de la carrera de música en la UCA… ¡y no dejo de estudiar hasta el día de hoy!. Con el canto empecé formalmente a los 16, aunque no había manera de callarme ya desde muy pequeña. Hace 10 años, conocí la técnica lírica que me enamoró y con la que sigo entrenando hasta hoy. Mis influencias son inevitablemente toda la música clásica con la que aprendí a tocar mis instrumentos, la música árabe con la que me crié, y lo que vino después, Kate Bush, Tori Amos, Robin Holcomb, Antony, algo de Laurie Anderson y algo de Meredith Monk… muchas mujeres.
¿Porqué las líricas en el ingles?
Porque compongo mucho en ese idioma, me resulta muy natural y me encanta mi voz en inglés. También fue una decisión que tuvo que ver con la época de grabación del disco, con Victorio Lenz que participó en lo arreglos, y toda una forma de estar en este mundo que me caracterizó en ese momento. Actualmente, estoy amigándome mucho más con el español y volviendo a reversionar las canciones en vivo en castellano.
¿Cómo fue el proceso de grabación del disco?
En mi cabeza se me presenta como un proceso de 6 años, desde que decidí hacer algo sola después de Vincent Vega, aunque lo que finalmente quedó grabado se hizo en 1 año solamente. Algunas de las composiciones son muy antiguas, así que lo veo como una recopilación de una parte de mi vida y lo siento bastante autobiográfico. Después vino el momento de hacer los arreglos y para eso busqué la ayudita de los amigos. Entre Lenz y yo logramos sacarle el jugo al piano Roland que tengo y lo hicimos hacer de todo. Lenz aportó guitarras reales, la mezcla la hice yo en mi estudio y mastericé el disco con Mario Siperman.
¿Próximas presentaciones?
Estoy por confirmar en varios lugares pero calculo que todas las fechas irán saliendo después de julio, seguramente las encontraran en mi sitio web: www.sumaiao.com
Fotos: Lucila Bodelon 

Hace un año me invitaron a comer comida árabe en un pequeño local de Palermo ubicado en Godoy Cruz 1601, Al-Amal o “lo de Marie Francoise”. Porciones de hummus, batenyén, tabbule, falafel, kebbi crudo, iabra, kafta y pancito calentito fueron poblando la mesa y llenándome de nostalgia. No esperaba encontrarme con los mismos sabores que preparaba mi abuela cada domingo. Pero me sentí como en casa gracias a la cálida decoración con cafeteras, narguiles y tapices la buena música y los platillos especialmente preparados con legumbres, trigo burgol, hojas de parra, tahine o pasta de sésamo, perejil, ajo, comino y especias secretas que sólo se consiguen del otro lado del océano. Marie, la dueña, también nos sorprendió con un sandwich de falafel que no figura en el menú: supremo bocadito de legumbres bañado en laban o yogur casero y verduras. Hospitalidad y amor por la cocina.

Juega con la letras de su nombre: “Sumaia es mi nombre de nacimiento, tiene casi todas las vocales”. ¿Y la O? “Ah, la O fue, digamos… ¡una revelación!”. Rie contagiosamente y agrega: “Por eso mi disco debut se llama Secret, porque la E era la única que faltaba para completar todas las vocales”. Finalmente, el misterio sobre el exotismo de su nombre termina de desvanecerse cuando cuenta que nació Argentina, en 1976, de padres libaneses.

Secret es -como ella misma decía- su disco debut, solista y autogestionado, luego de seis años de su alejamiento de Vincent Vega, una banda pop de los 90 en la que compartió cartel con el ahora ascendente guitarrista Federico Aubele. La banda grabó dos discos pero sólo editó uno, hoy por hoy inahallable.

En el intervalo que medió, precisamente fue Aubele quien la convocó para poner su voz en su primer disco Gran Hotel Buenos Aires, grabado en 2003. El disco, y Aubele, tuvieron la fortuna de llegar a oidos de los Thievery Corporation quienes lo apadrinaron, le dieron difusión internacional y lo hospedaron en ESL Music, su propio sello grabador. Este hecho fortuito le dio a Sumaia la oportunidad de girar por 18 ciudades de Estados Unidos y Canadá durante la presentación del disco.

En Secret, Sumaia canta en inglés, castellano, árabe y, algunos pasajes, en francés, composiciones propias con la única excepción de una versión de Rebel Prince de Rufus Wainwright. Los temas los compuso desde la disolución de Vincent Vega -cuando decidió hacer algo por cuenta propia- hasta hace un año en que lo grabó. “Algunos temas ya llevaban un tiempo de escritos, otros son más recientes. Como abarcan un período bastante largo de mi vida siento que es como una recopilación de una buena parte de ella”.

También tocó piano y otros teclados, y es responsable de los arreglos con Victorio Lenz quien, además, aportó guitarras y también teclados. “Victorio y yo logramos sacarle el jugo al piano Roland. Mezclé yo misma en mi estudio y masterizó Mario Siperman”.

Cuando le consultamos sobre influencias vuelve a reir al descubrir la obvia referencia a Kate Bush, pero nos sorprende con dos cantantes de culto, desclasificadas, como Meredith Monk -una veterana y ardua experimentadora vocal- y Robin Holcomb -una neoyorkina avant garde cultora de urban folk- para luego sumar ejemplos “más populares”: My Bloody Valentine, Curve, Cocteau Twins, Tori Amos…

Influencias aparte, el resultado del trabajo que encierra Secret es personalísimo y tan exótico como el nombre de su responsable. Es una delicada colección de 13 canciones mínimas con aires de caja musical y finísimos momentos vocales producto del educado registro mezzosoprano de Sumaia.

Una muestra de esto puede evaluarse viendo el video que Lucía Bodelón creó con uno de los cortes del disco. 

Entrar al universo de Sumaia O significa entrar a un espacio donde las percepciones se debilitan y quedan sensibles a su belleza y cautivante voz. Tanto en inglés como en sus versiones en castellano y árabe, Sumaia atrapa, envuelve. Su registro mezzosoprano por momentos inquieta, sobre todo cuando lo eleva a niveles insospechados como en Poor Soul, Now I´m a mosquito y My Eyes. Como emulando a una muñequita que trascendió su encierro de porcelana, la cantante transita por sus temas de forma tan aniñada como perversa, no sabiendo uno, por cual de sus facetas lastima más. Es que su juego vocal se lo permite. Grabado y mezclado por ella misma en su estudio, Secret es la elaboración personal de una artista que se luce tanto en lo cantado, como en el piano y en los arreglos. En síntesis, trece temas de tinte minimalista. Muy bueno. (Independiente 2007).

http://www.mujermilenio.com.ar/discos.php

EL MUNDO DE SUMAIA O – INTERVIEW –
Como muchos de esos hechos que no tienen explicación racional alguna, y que pertenecen a “ese-extraño-mundo-de-las-percepciones”, me ocurrió, hace unos meses, encontrarme con un cd llamado “Secret”, cuya presentación muy sugestiva me susurro: “…llevame…”, al menos eso creí yo…lo juro!. Para sorpresa, hoy día, el presente se encuentra entre mis 10 favoritos discos argentinos del año pasado, generando su música una sugestiva y extraña adicción a esas melodías cautivantes, y una voz única en el medio nuestro, tremendamente personal, de “una-dama mitad elfa-mitad-sirena” que dice llamarse Sumaia Daher, que canta flotando desde el multicolor del Arco Iris, y uno no sabe si realmente es de aquí… o se ha deslizado del mismísimo Cielo…!
– En tu niñez ¿Qué hechos y acontecimientos influenciaron para proyectar tu vocación artística, que tu recuerdes?
– No tengo recuerdo del momento en el que se inició todo. Sólo sé, por lo que me dicen mis padres, que tardé en hablar pero que ya cantaba, afinada y melodiosamente, repitiendo de memoria cualquier melodía que escuchaba. Más tarde, a los 3 años y medio y sin saber por qué, quise estudiar piano con la maestra de la escuela.
Creo que nací así. No tengo excusas para dejar de hacerlo, pues es una parte de mí, uno de mis lenguajes. Y el que más prefiero, por cierto, ya que me da mucha vergüenza hablar.
Lo que sí puede ayudar a entenderme es que mi madre siempre me cantó, con su voz de soprano, desde que habitaba su estómago hasta mi adolescencia. Ella había querido ser cantante, mi abuelo no la dejó, y quién sabe, quizás tenga la misión de vengarla, quizás me lo heredé en los genes… Mi padre, por su parte, tiene un sentido del ritmo increíble y una voz voluminosa.
– ¿Cuáles fueron esos discos favoritos y esos músicos que marcaron un sello y una fuente de inspiración para lo que vendría?
– De pequeña fue la música árabe, Fairuz, una cantante muy tradicional libanesa, con sus canciones tan emocionales, como llantos. Después recuerdo que bailaba con mi hermana las sinfonías de Beethoven en el living de casa y me encantaba estudiar Béla Bartók. Tenía también un cassette mágico de Thriller de Michael Jackson que podía escuchar sin ponerlo en el equipo, porque era como si saliera de mi cabeza (y este no es que me haya marcado, pero me gusta contarlo). Kate Bush me pone muy creativa, de Tori Amos, siempre admiré tanta energía, Laurie Anderson, Robin Holcomb, Mado Robin con su lírico Frou Frou, Meredith Monk con Turtle dreams que me asustaba…
-Tu disco me parece una verdadera joya, una revelación, eso lo sabes ¿Que críticas has recibido del mismo, tanto de aquí como del extranjero, ya que cantas en inglés varios temas?
Ante todo, estoy muy agradecida por lo que dices (para continuar el tuteo). Ojalá algún día la joya se venda a buen precio y pueda comprarme una casa (me río, pero en serio…).
He recibido críticas muy buenas, muy constructivas, muy halagadoras. Hasta ahora no me lo han revoleado por la cabeza y eso me está salvando por el momento de tener que gastar en médicos. Pero se ha dicho que hago algo original, al menos para lo que suena en este país. Pues para mí no sé si es original pero sí auténtico. Puedo decir, sin vergüenza, que esas canciones me salieron así desde adentro de mi corazón (me río otra vez). En lo que sí acuerda la mayoría es en que los estremece, les hace emocionar, les hace poner la piel de pollo… y eso es lo máximo a lo que yo puedo aspirar. Que alguien se movilice conmigo es el cielo.
– ¿Como se proyecta el próximo disco? ¿Qué cambiará con respecto al actual? y ¿Cómo va el proceso de composición ya que construyes bellas letras y con que músicos piensas trabajar?
– ¡Gracias otra vez! No me haga sonrojar… Las letras siempre fueron la parte más difícil para mí. Ya dije que me daba vergüenza hablar… Ojalá algún día desaparezca el lenguaje y nos comuniquemos con sonidos y movimientos del cuerpo… Pero en fin, mi próximo disco está empezando a aparecer en mi cabeza. Ya tengo algo hecho y aparece menos estructurado, mucho más libre y parecido a una larga improvisación. Me despido apenitas de los estribillos y aparece algo más emocional, más salvaje. Y justamente, con menos letra.
Con respecto a los músicos, quiero hacerlo con los increíbles músicos que me acompañan actualmente para tocar en vivo, que son Yalal Yoma en batería, Pol en bajo, Juan Manuel Biaiñ en trompeta, Sebastián Atie en guitarra eléctrica, y Manuel Onis en contrabajo. Seguramente aparezcan más, pero vendrán así, lenta e intuitivamente, como mejor sé buscar.
Te pido un favor….si podes….y te gustan las buenas canciones, las voces celestiales, los sonidos de cajitas musicales, el buen “pop de cámara”….tenés que hacerle un lugarcito en tu discoteca a éste bellísimo disco….sólo tenés que mirar hacia el cielo….cerrar los ojos y dejarte llevar…lejos…lejos… por los sonidos del viento…del viento en la hierba…….del viento en los árboles…….quiero decir….de Sumaia Daher.
Gracias Mil Sumaia!!!

“Con una voz etérea pero firme, que recuerda en sus mejores momentos a Tori Amos, la cantante porteña Sumaia Daher acaba de editar su debut como solista bajo el nombre de Sumaia O. Con un pasado como modelo, como parte del grupo Vincent Vega y luego integrante de la banda solista de su ex compañero de grupo Fernando Aubele, Sumaia canta principalmente en inglés en su propio disco, pero se destaca claramente cuando lo hace en castellano, como en el hermoso tema “Lixa”. Secret incluye canciones en árabe, así como una versión de “Rebel Prince”, de Rufus Wainwright.”

Martín Pérez para Suplemento Radar, Página 12 

Sumaia O – “Secret” -(2006)- Edic. independiente.

Este disco representa una de las grandes sorpresas del año pasado.
Llegó a mis manos casualmente (aunque no creo en las casualidades…) y me shockeó de inmediato a las dos primeras escuchas. La artista escondida bajo el alter ego de “Sumaia O” es Sumaia Daher, dueña de una maravillosa voz, soprano y por ende con estudios, seguramente de canto lírico. A su vez es propietaria de una singular poesía, no habitual en nuestro medio, como también de una paciencia infinita para enhebrar notables melodías de cierto corte “Pop”, pero a no confundir, a éste tipo de música que recorre toda la placa yo la defino como “Alt Pop”, “Pop Aristocrático” o casi “Pop de Cámara”. Es el intento de llevar la canción a niveles de excelencia musical, con bellísimas armonías de pianos, teclados, bronces, violines, etc. quienes acompañan en forma maravillosa la calidez de la increíble voz de la artista de referencia cuya particularidad es cantar en inglés la mayoría de las canciones, pero dándole su registro vocal, un toque de tradición oriental, que hacen que dichas canciones suenen como escapadas de viejas cajitas musicales de origen japonés o chino. Se destaca la participación del músico Gustavo Charif como el socio musical de Sumaia en el armado de ésta pequeña joya que ha pasado desapercibida en el océano musical de lo mediático. Levitación grado 4. Super Recomendable!
Se puede conectar con Sheila Nicholls, Jill Sobule, Rufus Wainwrigth, Juana Molina, Joanna Newsom.
Contacto: www.sumaiao.com 

SUMAIA O SECRET, EN DISQUERÍAS THOR Y OÍD MORTALES, $18

Es el primer CD de Sumaia O, grabado y editado por ella en forma independiente, junto a Victorio Lenz (seudónimo del artista Gustavo Charif).

Un promisorio debut

Big Head has 3 and a half years working in production and 5 original tracks. One of those tracks was selected by James Zabiela to be included in the X-MAG (Ch. Republic) and for 20:20 Vision. In addition, they have done 8 remixes for artists like: Magistus-good air (Pscyence rec.)/ Everything But The Girl (5 panthoms) that received comments like: …”sublime remix…Big Head are the future dance stars..” (Vision music o Sinister rec.) / A.T.F.C-bad habitt / Flashpoint-birth of smurf / Enrique Iglesias ?Escape (Universal music) mix that gave them Billboard Music Awards del 2003 Finalists / Stuck your head – Parallel Sound (3 Beat) that was named by Resident Advisor: ?the Best Tribal Dance award at the International Tribal convention ? / Hook-whatever / Climax (Hellpass) & dj Rocca vs 5 th avenue-get nacked / Moving Target (Loess Lee).

They just finalize with another production with Sumaia, one of the favourite vocalists by Thievery Corporation.

All their work have been receiving good feedback from Xpander, DJ Mag (UK), Mix Mag, Resident Advisor, M8 Mag, In the mix and others. Their tracks have been used by djs like: Cass, Zabiela, Saeed & Palash, Steve Lawler, Meat Katie,Tyler Stadius, Cris Cargo, Anthonny Pappa.

GENERACIÓN X.

Vincent Vega: una banda para apaciguar estos “tiempos violentos”.
LAS CUATRO CARAS DE V.V.: Sumaia (voz), Luis III (guitarra y coros), Ea (guitarra rítmica y coros) y Rey (programación, teclados, bajo y coros).
HABÍA UNA VEZ: “La banda la armamos Ea, Rey y yo a fines del ’95. Fuimos cambiando de cantante varias veces hasta que en octubre del ’96 llegó Sumaia y la formación quedó finalmente constituída. Ahí empezamos a preparar mejor los temas, surgieron shows, shows y más shows y bueno, aquí estamos” (Luis III).
DE PELLÍCULA: “Estábamos todos fanatizados con ‘Pulp Fiction’ y en particular con el personaje de John Travolta. Aunque tampoco el nombre de la banda hace alusión directa a Travolta. Estábamos un poco desesperados por ponerle un nombre a la banda y un día una amiga me dijo: ‘¿Y Vincent Vega?’. Lo hablamos entre los cuatro, nos gustó y quedó” (Luis III).
DE ARRIBA: “La posibilidad del disco se dio a partir de que Rey trabaja en los estudios Symphony y nos lo ofrecieron para grabar. La cosa vino de arriba y con bastante suerte y no la quisimos desaprovechar” (Sumaia).
¿QUÉ ONDA?: “Paraíso”, el álbum debut de Vincent Vega, muestra a una banda de características pop que, más allá de los sonidos programados pone énfasis en el espíritu melódico, en la canción. No obstante, también se dejan escuchar guitarras acústicas y eléctricas. De ahí que tampoco se lo puede calificar como “tecno”. “No trabajamos con un concepto previo. Los quince temas que teníamos salieron de la sala de ensayo bastante preparados y arreglados, y los grabamos todos. Si alguien encuentra una suerte de concepto en el disco, en cuanto a la estética es mera casualidad. De todos modos. me suena que el disco es bastante variado. Componemos por separado pero la idea es que cada tema pueda ser tocado sólo con una guitarra y que suene bien. Y si después le metemos quinientos instrumentos que siga sonando bien” (Luis III).
IMÁGENES PAGANAS: “En una época escribíamos de una manera más abstracta, más surrealista pero en este disco las letras vienen de experiencias o anécdotas personales con mucha carga de imágenes” (Sumaia).
ILUSTRES INVITADOS: Algo que sorprende, y más tratándose de un grupo nuevo, es la cantidad de conocidos nombres que desinteresadamente decidieron colaborar con la primera experiencia discográfica de la banda. De esta manera, en “Paraíso” aportaron lo suyo Mario Siperman, Daniel Lozano y Toto Roblat (Cadillacs), Daniel Sais (ex Soda Stereo), Gastón Satragno (El Signo), Braulio Aguirre (Los Siete Delfines) y Diego Vainer.
“Los chicos de los Cadillacs vinieron gracias a Mario Siperman de quien soy amigo desde hace varios años; Daniel Sais trabajaba en el mismo estudio que Rey y aparte le gustaba mucho nuestra música; Diego Vainer nos dio una gran mano además de que estudio con él y Braulio vino con Gastón Satragno y lo convocamos porque nos gustaba cómo tocaba la batería sobre bases programadas. Fue muy interesante trabajar desde el vamos con gente que tiene tanta experiencia” (Luis III).
SOUN + VISION: “Nos preocupa y a la vez nos encanta presentar nuestro material de la mejor manera posible. También le prestamos bastante atención al tema de los videos (“Noches Carmesí”) y al vestuario, que está diseñado por Carolina Aubele, la hermana de Luis III. La música es el elemento principal pero creemos que también es interesante llegar a la gente a través de la mirada” (Sumaia).

G.H.

Percusión electrónica, guitarras procesadas entablando sutil diálogo, voz femenina de timbre particular e íntimo, melodías pop, ambiente general de fragilidad, delicadeza en los arreglos, tonadas con títulos como “Antifaz”, “Perfume”, “Atardecer”. Es el mundo que se abre al escuchar los 15 temas del Paraíso, el CD debut del cuarteto peculiarmente bautizado Vincent Vega. “Así se llama Travolta en Pulp Fiction”, aclaran “y está bueno porque desconcierta, a veces la gente espera un solista”. Formados en 1995, sus integrantes también responden a nombres poco comunes: Sumaia, Luis III, Ea y Rey, agregando más misterio a la cosa.
“Ninguno de los músicos del grupo es tradicional, por formación y por estilo”, afirman. “De todas formas, antes teníamos otra cantante, así que la banda recién se estableció hace dos años y medio, con la entrada de Sumaia.” El álbum, editado en forma independiente, cuenta con varios célebres que coprodujeron junto al grupo: los Cadillacs Mario Siperman y Daniel Lozano, el ex tecladista de Soda Stereo Daniel Sais y Diego Vainer, alias Fantasía Animadas. “Fue un desafío elegir a las personas que considerábamos más idóneas para cada tema. Además, tuvimos la suerte de contar con un tiempo ilimitado para grabar, así que el disco suena exactamente como queremos.” Filmaron un video en 35mm que se difunde a altas horas de la noche por los canales de cable, y participarán en un compilado homenaje al cine clase B. Puro glamour electrónico.

Los Inrockuptibles.

Del grupo Vincent Vega, todos rescatan el acierto de invocar al mafioso personaje de John Travolta. Algunos objetarán que habría sido más adecuado Peter Grant (el violento manager de Led Zeppelin); pero claro, Travolta es mucho más cool. Como también lo es la película de Tarantino. El nombre tiene que ver con la época en que se armó el grupo”, explica Ea, guitarrista. ¡Pero si todavía no habías visto Pulp Fiction!”, le retruca Luis III, guitarra líder.
Vincent Vega se forma, según Luis III, en octubre de 1996. Es decir, Ea llegó tarde. Sin nada cercano a la guitarra surf de Dick Dale, las canciones de Paraíso están llenas de melodías reminiscentes del pop ochentero, contrastadas por falsetes cuasiétnicos de la cantante Sumaia y un intensivo tratamiento en estudio: idea clave para rehabilitar al rock en los noventa. “Grabamos y mezclamos el disco en un estudio en donde soy técnico”, dice Rey, programador de teclados y responsable por las ediciones que los excusan de usar bajo y batería. La concepción electrónica se completa con la producción de un tema -Carousel- a cargo de Diego Vainer.
Otro componente de peso son los arreglos: guitarras con wah-wah que añaden paletas del soul de los setentas, guitarras pasadas por parlante Leslie (un efecto muy usado por grupos como los Beach Boys), y hasta una cita a Oye como va de Santana, en clave funk. “Para lograr esa variedad, elegimos trabajar con distintos productores”, exlica Rey. Además de Vainer, Mario Siperman y Daniel Lozano (Fabulosos Cadillacs), entre otros, se acercaron para ayudar. “Cada semana de grabación era un disco nuevo, ya que aprendimos a grabar de manera diferente”, recuerda Ea. “Era un reto lograr que el disco saliera homogéneo”, agrega Rey, “pero creo que lo logramos.” Además de Paraíso, el grupo acaba de lanzar un clip-thriller de la pegadiza Noches carmesí, donde -ahí sí- juegan a ser Vincent Vega.

Jorge Luis Fernández

UNA DELICADA MEZCLA DE POP ACÚSTICO Y ELECTRÓNICO. Vincent Vega: música que se entrega al hedonismo
Llevan tres años girando por el under porteño. Pero desde la reciente edición de su primer disco, “Paraíso”, sugieren que sus horizontes no tardarán en ampliarse. Cuánto más pueden dar, en sus propias palabras.
Ni muy muy, ni tan tan. No haciéndose cargo de las supuestas contradicciones entre el mundo digital y el analógico, Vincent Vega apuesta a combinar lo mejor de ambos mundos. Guitarras acústicas y eléctricas se juntan con un torrente electrónico que con la delicada voz de Sumaia conforman un inconfundible plato pop.
1996/1999. Tres años de vida y una constancia para la posteridad. Paraíso, su álbum debut, conoció la calle hace meses y se convirtió en una clara señal de que la banda está muy lejos de conformarse con recorrer el under porteño. Y no les faltaron notables compañeros de aventura, junto a Luis III (primera guitarra), Ea (segunda guitarra), Rey (programación) y Sumaia (voz), participaron en carácter de invitados el ex Soda Stereo Daniel Sais, Diego Vainer de Fantasías Animadas, Mario Siperman, Daniel Lozano y Toto Rotblat, de los Fabulosos Cadillacs y la lista sigue.
Aunque claro, los amigos y el esfuerzo no siempre son sinónimos de masividad. “Sin un tema que diga.. estoy saliendo con un chabón…, te condenan a una larga temporada en el under, pero nosotros apostamos a revertirlo”, aclara Rey a mitad de camino entre la resignación y el realismo. La última novedad mediática del cuarteto es el video de Noches Carmesí, el cual fue filmado en 35 mm. con la dirección de Octavio Facello y desde hace semanas puede verse en las principales cadenas de vídeo clips.

-¿Cómo definirías la música de Vincent Vega?
-Tiene que ver con un concepto muy hedonista. Lo relaciono con tomar champagne o un martini con una aceituna, acompañado de una chica y en una ciudad llena de autos.
-En el clip de “Noches Carmesí” Sumaia tiene un protagonismo claro. ¿No les preocupa que la gente los vea como una banda de acompañamiento de ella?
-De entrada no consideramos ese aspecto; todos los miembros del grupo somos fanáticos de las chicas cantantes, nos parecen mucho más interesantes que los hombres. Desde Billie Holiday hasta Björk. Y después con respecto a la imagen es natural, lo entendemos así y no nos genera ningún tipo de problema. Particularmente, en el clip había una fijación importante del director con ella (risas).
-Son una banda nueva y ya tienen su disco, su clip rotando, ¿ahora qué quieren hacer?
Establecernos en el circuito de música pop. Llegamos a un piso en el cual podemos organizar fechas y sabemos que la gente va a venir. Ahora, la idea es ampliar esos horizontes, queremos llegar a la mayor cantidad de gente posible.

Sebastián Feijoo 

Música pop moderna y con máquinas es como a Luis III, Sumaia, Rey y Ea, o sea al grupo Vincent Vega, les gusta definir lo suyo. Esta noche, concierto de por medio en el Bauen, será una buena oportunidad para entender de qué se trata. Si no, habrá que esperar hasta septiembre, cuando aparezca Paraíso, su CD debut con producción de los Fabulosos Cadillacs Mario Siperman y Daniel Lozano, y el tecladista Daniel Sais.